Parashat

Jonathan Gilbert | 29/06/2018

Hábito 1: Ser proactivo

Rèmy, personaje principal de “Las Invasiones Bárbaras” (Francia-Canadá 2003) está enfermo con cáncer terminal y sabe que su muerte llegará en cuestión de semanas. Durante el tiempo que pasa en el hospital, las imágenes del atentado del 9/11 pueden verse en todas las pantallas de la institución. La metáfora es clara: la enfermedad se encuentra en un estado de desarrollo del cual no hay vuelta atrás. De la misma manera en que Roma fue inundada por hordas de bárbaros (y occidente por movimientos radicales), su cuerpo se encuentra invadido por células cancerosas frente a las cuales ya no existe posibilidad alguna de resistir.

Ante cualquier invasión, sean células, bárbaros o radicales, el punto de no retorno suele ser la penetración de la muralla protectora. Y como una fisura en una presa de agua, la más insignificante de las rupturas suele ser suficiente para avecinar el colapso.

En la historia judía este momento se conmemora el 17 de Tammuz. El día en que las murallas de Yerushalaim fueron penetradas por el enemigo y la destrucción se hizo inminente, el día en que por primera vez se dejó de sacrificar el korban diario, el día en que los romanos quemaron públicamente un sefer tora y el día en que se colocó una imagen idólatra en el Santuario del Beth Hamikdash. En síntesis, el día de la invasión bárbara. Tres semanas más tarde el Beth Hamikdash sería destruido y el Pueblo de Israel exiliado por 2000 años.

El potencial destructivo de esta fecha fue establecido muchos años atrás, el día infame de la ruptura de las Tablas de Ley, consecuencia del pecado del becerro de oro. La ruptura de las Tablas fue mucho más que la destrucción de dos grandes bloques de piedra. Significó el primer rompimiento con la relación especial que se había establecido entre H’ e Israel luego de la revelación en Sinai. Significó la penetración de una gran muralla.

En nuestras vidas sucede algo similar. La posibilidad de evitar situaciones indeseables es mucho mayor antes de la ruptura de la muralla. La salud, las relaciones interpersonales, los valores y creencias son sólidos siempre y cuando exista una protección adecuada. La primer Mishna de Pirkei Avot nos recuerda la importancia de construir un cerco en rededor de la Tora, es decir, en rededor de todo aquello que es realmente valioso.

Este domingo, mientras el Pueblo de Israel ayuna y recuerda el inicio del período de tres semanas de luto que concluyen con Tisha B’Av, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre aquellas áreas de nuestras vidas que requieren ser reforzadas. ¡Que ten-gamos el mérito de ver pronto el Beith Hamikdash reconstruido y que los periodos de luto se conviertan en tiempos de alegría!



Jonathan Gilbert

Coordinador de Hebreo y Estudios Judaicos

No olvides visitar nuestra página de facebook